El blog de DOMO4M

Llegas a casa y se ha producido un corte de luz. Además de estar a oscuras y de no haberse puesto la calefacción, los alimentos de la nevera y del congelador se han echado a perder. Este es uno de los siniestros del hogar más comunes e inocuos, pero pueden ocurrir otros más peligrosos en cualquier momento y son las alarmas técnicas las que detectan e intentan evitar los posibles daños en las instalaciones y las personas.

Si tienes niños o personas mayores viviendo en casa, es importante que conozcas las alarmas técnicas inteligentes que ponen en marcha automáticamente distintos mecanismos para estar totalmente seguro en casa e incluso te avisan e informan en tiempo real.

Muchos hogares ya están instalando sistemas domóticos con alarmas técnicas de última generación para aumentar su seguridad. Se trata de la parte de la seguridad que esperamos no tener que utilizar nunca aunque son totalmente imprescindibles.

Las alarmas técnicas se activan ante los posibles siniestros que pueden ocurrir en nuestra vivienda o negocio.

Por ejemplo, si nos dejamos la sartén en el fuego o se produce un cortocircuito por un enchufe en mal estado, el detector de humo se activa, hace saltar la alarma y es posible que se ponga en funcionamiento el aspersor de agua. Estos dispositivos, integrados en un sistema domótico, como el del kit casa inteligente de Domo4M, van más allá. Aumentan exponencialmente nuestra seguridad, minimizan los riesgos e informan al propietario de todo lo que ocurre en tiempo real.

Los sensores de humo, agua, gas, CO2, temperatura, humedad, etc., se instalan de forma inalámbrica, repartidos estratégicamente por las diferentes estancias de un inmueble, para que recojan la información de todo lo que está ocurriendo en él. Van enviando todos estos datos a la central domótica, un dispositivo del tamaño de un router, que es el cerebro de la casa inteligente ya que interpreta esa información y da órdenes a otros dispositivos, que son los actores inteligentes, para que actúen en consecuencia.

Los actores inteligentes actúan sobre diferentes elementos de nuestro hogar y realizan automáticamente una serie de operaciones con el objetivo de reducir al mínimo los daños causados por el siniestro, como cortar la corriente eléctrica o el suministro de gas.

Estos dispositivos inteligentes son las válvulas y los controladores de la calefacción, de la iluminación, los controladores de subir y bajar las persianas y los toldos.

Es importante resaltar que todos los dispositivos del sistema domótico están conectados entre sí inalámbricamente, de modo que se instalan de forma profesional, rápida y sencilla, en una mañana y sin obras.

Hay que añadir además, que los sistemas domóticos alertan e informan al propietario a través de mensajes SMS o llamadas. De este modo, puede tomar decisiones, acudir rápidamente a la casa o al negocio o llamar a emergencias.

También activa automáticamente las cámaras de videovigilancia para que pueda ver y oír, al instante y en alta definición, lo que está ocurriendo en cualquier parte de la casa, de día o de noche.

Normalmente, cuando instalamos un sistema domótico en nuestra casa es porque además de querer saber lo que está ocurriendo en nuestro negocio o en nuestro hogar, queremos tener la posibilidad de actuar sobre ella para que realice una serie de funciones de forma automática, para nuestra comodidad y seguridad. Esta es la gran diferencia con respecto a los sistemas de alarmas convencionales y los sistemas domóticos. Los sistemas de alarma convencionales te avisan, alertan e informan, mientras que los sistemas domóticos además, ponen en marcha mecanismos para minimizar los daños y solventar el problema al instante.

El uso de las alarmas técnicas de última generación permite transformar cualquier casa, en un hogar inteligente y seguro sin necesidad de costosas obras, en muy poco tiempo y a un coste muy asequible.

 

Casos prácticos

Descubre todos los beneficios de la domótica.